Benidorm opta a una ayuda para actuar en la Torre de Morales, BIC del siglo XVI

La Junta de Gobierno Local ha aprobado el proyecto, valorado en cerca de 210.000 euros y que prevé actuar en el interior y cubierta de esta torre defensiva
0
0
Benidorm opta a una ayuda para actuar en la Torre de Morales, BIC del siglo XVI
Benidorm opta a una ayuda para actuar en la Torre de Morales, BIC del siglo XVI

El Ayuntamiento de Benidorm optará a una ayuda para actuar en la Torre de Morales, construcción defensiva datada en el siglo XVI y declarada Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1996. La concejal de Patrimonio Histórico, Ana Pellicer, ha explicado que “la Junta de Gobierno Local ha aprobado la memoria descriptiva y valorada de esta actuación” para participar en “la convocatoria de ayudas para actuaciones de conservación y protección de bienes inmuebles del patrimonio valenciano” publicadas por la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte el pasado 4 de junio. 

El proyecto está valorado en 207.536,37 euros, y plantea “actuar en la superficie de la torre y también en el interior, haciéndola visitable puesto que a día de hoy está totalmente cerrada y tapiada”. Pellicer ha explicado que, según las bases de la convocatoria, “optaríamos a una ayuda del 40%, y el 60% del gasto restante se financiaría con fondos municipales”. 

La responsable de Patrimonio Histórico ha recordado que este BIC está situado en la avenida de Villajoyosa, en una franja que en el siglo XVI se ubicaba junto al Camino Real.

Según la ficha publicada por la Dirección General de Cultura, la de Morales es “una torre prismática de unos cuatro metros de lado en la base. Se conserva hasta la altura aproximada de siete metros. Su fábrica es de mampostería de irregular tamaño tomada con mortero que es de cemento en las reparaciones más modernas. Las esquinas se encuentran reforzadas mediante sillarejo de diferente tamaño”. 

Además, fue utilizada como “vivienda”, y “en su interior se distribuyen tres niveles de pisos”. Anteriormente estos tres niveles estaban comunicados entre sí por una escalera de caracol. De ahí que el proyecto contemple la construcción de una escalera de este tipo una vez se demuelan los elementos impropios en el interior de la torre. Asimismo, el proyecto prevé restaurar la azotea, permitiendo la salida al exterior, reponer las carpinterías de madera, instalar luz eléctrica en el interior, y eliminar los focos de iluminación situados en la facha de la torre sustituyéndolos por otros ubicados a una distancia adecuada. 

Pellicer ha informado que la actuación recoge también la instalación de paneles informativos y descriptivos de la torre, y ha añadido que “con este proyecto seguimos poniendo en valor nuestro patrimonio histórico”.