Benidorm mejora la accesibilidad instalando 32 puntos semafóricos para personas sordociegas

0
0
Benidorm mejora la accesibilidad instalando 32 puntos semafóricos para personas sordociegas
Benidorm mejora la accesibilidad instalando 32 puntos semafóricos para personas sordociegas

El Ayuntamiento de Benidorm ha modernizado varios cruces peatonales semaforizados con la instalación de 32 dispositivos para personas invidentes, e incluso sordociegas. Estos dispositivos se han colocado en los puntos más concurridos, indicados por los responsables de la ONCE en la ciudad. Entre ellos, en las avenidas Beniardá, Jaime I y Alfonso Puchades, y también en algunos puntos de las avenidas Mediterráneo y Villajoyosa.

Esta mañana el alcalde, Toni Pérez, ha comprobado el funcionamiento de estos dispositivos junto al presidente de la ONCE en la Comunidad Valenciana, Enrique Llin; y acompañados de los ediles de Movilidad, Urbanismo y Bienestar Social, José Ramón González de Zárate, Lourdes Caselles y Ángela Llorca; técnicos municipales; así como del director de zona de la ONCE, Salvador Galvañ, y del presidente del Club de Leones, Vicente Saval.

Estos dispositivos emiten señales acústicas, pero también vibratorias, adaptándose así a las distintas necesidades de invidentes, personas con movilidad reducida en general y sordociegos. Además, el nivel sonoro puede adaptarse en función del ruido ambiente. Así, durante las horas de mayor intensidad del tráfico, el nivel se incrementa para que el usuario pueda percibir las señales, mientras que durante la noche se reduce para evitar molestias a los vecinos más cercanos a estos pasos semafóricos.

El alcalde ha destacado “el contacto permanente” del Ayuntamiento con la ONCE y “nuestra disposición para instalar más” semáforos de estas características “en todos los puntos y lugares donde nos indiquen su necesidad”.

El presidente autonómico de la ONCE ha indicado que esta actuación constituye “un avance muy importante” para todas aquellas personas que presentan movilidad reducida, y ha recalcado que ayudan a lograr uno de los objetivos de los invidentes: “poder deambular con igual seguridad y autonomía que las personas con vista”.

Según Llin, con la instalación de estos dispositivos “Benidorm queda muy bien situada dentro de la Comunidad Valenciana en materia de accesibilidad”, aunque “hay que seguir trabajando para garantizar la accesibilidad de todas las personas con discapacidad”, alrededor de 400.000 en toda la región.

El alcalde ha insistido en el compromiso del gobierno local con la accesibilidad, materializado en el ‘Contrato de Inclusión 2019’, que fija el final de la legislatura como “límite temporal para que la ciudad sea un municipio accesible en todos los ámbitos y para todas las personas”. Asimismo, ha recordado que el Plan de Movilidad Urbana Sostenible, que en breve se aprobará definitivamente, “pone el acento en la accesibilidad”, con un plan específico de actuaciones. Una accesibilidad que “tenía muchas lagunas hace un año” y en las que ya se trabaja con la eliminación de barreras arquitectónicas o la instalación de estos semáforos adaptados.

Cómo funcionan estos dispositivos

1. El dispositivo, cuando está en reposo, es decir, cuando aún no ha sido activado por el usuario, emite un tono de baja intensidad de forma continua que permite su localización al invidente.
2. Adicionalmente, el pulsador que se encuentra en la parte inferior del dispositivo entra en modo vibración durante la fase de verde del peatón. Dicho pulsador dispone a su vez de una flecha en relieve indicando la dirección de cruce al tacto. De esta forma, se facilita la orientación personas sordociegas.
3. Cuando el usuario presiona dicho pulsador y el semáforo de peatón se encuentra en rojo, emite una señal de confirmación, corta y claramente diferenciable de la anterior, que permite al usuario saber que se ha reconocido esta solicitud y que queda a la espera del comienzo del siguiente ciclo de verde para el peatón.
4. Caso de encontrarse en fase verde el sistema no se activa, ya que el usuario ya ha sido informado de este hecho a través de la vibración del pulsador, y no es conveniente activar la señal sonora de cruce al no conocer el instante exacto de la fase verde en la que se ha pulsado. Esto es así para evitar que se incite a cruzar el paso de peatones sin el tiempo suficiente.
5. Si se ha solicitado una activación del sistema en fase roja del peatón, al comienzo de la fase verde se lanza un tercer tono, éste de mayor nivel, con la duración de la fase verde del peatón para indicar que se puede proceder a cruzar el paso.