El Ayuntamiento destina un inspector y un policía en exclusiva para sorprender y multar a los propietarios de perros que no recojan los excrementos

0
0
El Ayuntamiento destina un inspector y un policía en exclusiva para sorprender y multar a los propietarios de perros que no recojan los excrementos
El Ayuntamiento destina un inspector y un policía en exclusiva para sorprender y multar a los propietarios de perros que no recojan los excrementos

El nuevo servicio municipal, que se dedicará a esta tarea en exclusiva, está compuesto por un inspector municipal y un policía local. Su misión es múltiple: vigilar, sorprender, multar y concienciar a quienes el alcalde no dudó en calificar como “auténticos cerdos”. El concejal de Limpieza Viaria, Juan Ramón Martínez, recordó que la “patrulla” tiene indicaciones expresas de aplicar con todo rigor el artículo 177 de la ordenanza de Medio Ambiente, que observa como infracción leve la no recogida de excrementos caninos de la calle y contempla sanciones de 150 euros. La cuantía de la multa irá en consonancia con la vehemencia del infractor. Dos infracciones leves conllevarán 450 euros de multa. La constancia en el incumplimiento se convertirá en falta grave: hasta 900 euros.

La campaña se extenderá a inserciones en prensa y radio, paradas de autobuses y mupis. La no recogida de excrementos se ha convertido en la principal queja trasladada al alcalde en sus visitas a barrios, a pesar del empeño con que la Concejalía de Limpieza Viaria se encarga de aplicar medidas contra las malas prácticas de muchos propietarios. Benidorm cuenta en la actualidad con unos 14.000 perros censados.

Esta nueva iniciativa también se trasladará a los colegios con una campaña de concienciación menos agresiva que se iniciará entre el 15 y 20 de febrero. Además, las instalaciones del Parque Infantil de Tráfico también acogerán charlas para los escolares ya que todos los colegios pasan por este recinto.