La Concejalía de Sanidad vacía la piscina del Palau tras detectar microorganismos patógenos y reutilizará el agua en el baldeo de calles

0
0
La Concejalía de Sanidad vacía la piscina del Palau tras detectar microorganismos patógenos y reutilizará el agua en el baldeo de calles
La Concejalía de Sanidad vacía la piscina del Palau tras detectar microorganismos patógenos y reutilizará el agua en el baldeo de calles

Las muestras de agua del vaso grande se tomaron el pasado viernes y esta misma mañana, nada más tener el resultado de la analítica, se ha procedido a su cierre “preventivo”. Las analíticas de la piscina pequeña, por su parte, son correctas, por lo que sigue abierta y en uso.

Pellicer ha matizado que aunque estos microorganismos patógenos “no son dañinos para la salud” la normativa determina que su presencia provoca que el agua “no sea apta para el baño”. Sí lo es, sin embargo, para el baldeo. De ahí que los alrededor de 400.000 litros de agua de la piscina se vayan a utilizar para limpiar las calles de Benidorm.

Algo que no ocurrió el año pasado, ya que el anterior gobierno decidió verter al alcantarillado la inmensa mayoría de esa agua en lugar de reutilizarla, ha recordado la edil.

Pellicer ha señalado que estos patógenos “pueden aparecer por una mala gestión en el mantenimiento de la piscina”, que compete a la empresa concesionaria de esta instalación y del gimnasio del Palau. Esta incidencia se añadirá al expediente de resolución del contrato iniciado por el Ayuntamiento por “incumplimientos” de la empresa y que está a la espera del dictamen preceptivo del Consell Jurídic Consultiu (CJC).

Desde esta misma mañana, operarios de la empresa concesionaria de la limpieza viaria, Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), están vaciando la piscina y llenando las cubas para el baldeo de calles. Se estima que los 400.000 litros servirán para limpiar la vía pública durante seis días.

Hasta hace un mes y medio el Ayuntamiento realizaba una analítica semanal del agua de las piscinas del Palau y de Foietes, aunque la normativa sólo exige una al mes. Ahora se ha aumentado la frecuencia a dos analíticas a la semana.