04. Mosquito tigre

El mosquito tigre es un mosquito de origen asiático que en los últimos años se ha expandido por Europa y América. Es importante su control, no solo por las molestas picaduras, sino porque es capaz de transmitir algunas enfermedades víricas. No hay que confundir el mosquito tigre con otras especies como el mosquito común, con el que convive, que es más de hábitos nocturnos y su ciclo biológico se relaciona con grandes extensiones de agua estancada.

Es un mosquito pequeño, mide entre 2 y 10 milímetros, de color muy oscuro, casi negro, con unas bandas de color blanco plateado en el cuerpo y en las patas. Se caracteriza porque la línea blanca central en el tórax, se prolonga sobre la cabeza.

Las larvas se desarrollan en aguas que están en pequeños recipientes, dentro o alrededor de las viviendas. Esto las deja fuera del alcance de los tratamientos en lugares públicos realizados por el Ayuntamiento.

Por ello, en el control de este mosquito una parte muy importante del trabajo la han de hacer los mismos ciudadanos. Está activo sobretodo de día, principalmente en el exterior de las casas. Vuelan solamente hasta unos pocos metros del lugar de cría.

Las hembras producen molestias a causa del elevado número de picaduras muy reactivas que se suelen producir en las piernas y zonas próximas al suelo, que hacen al fin de obtener alimentos para la puesta de sus huevos.

El Mosquito Tigre se reproduce poniendo la hembra sus huevos en pequeños recipientes con agua estancada, entre 100 y 200 huevos cada semana, que suelen estar en la propiedad privada, donde el Ayuntamiento no puede acceder a realizar tratamientos.

Cómo actuar para lidiar con él 

  1. Cada cual ha de buscar en su propiedad recipientes, botes, objetos abandonados, desagües, pequeñas cisternas, lonas, platos, macetas, ceniceros, etc., susceptibles de acumular pequeñas cantidades de agua, en el exterior de su casa, fundamentalmente en balcones, patios y jardines.
  2. Una vez encontrados, es necesario vaciar el agua que almacenen, tanto si parece que contienen larvas como si no. Basta con vaciarlos en la tierra o el césped: las larvas morirán rápidamente.
  3. Después, debemos procurar que no se puedan volver a inundar. Casi siempre, es suficiente con poner los recipientes boca abajo. En algunos casos se pueden agujerear. Si no son imprescindibles, es buena idea tirarlos, o trasladarlos al interior.
  4. Con una sola vez que hagamos esto NO es suficiente. No se puede bajar la guardia: el mosquito está esperando siempre la más mínima oportunidad. Conviene revisar periódicamente nuestra vivienda, y hacer que los vecinos lo hagan en las suyas.
  5. Mantener niveles de cloro adecuados en fuentes ornamentales, piscinas, balsas y estanques durante todo el año para que no críen allí.
  6. Proteger los pozos y aljibes con mallas mosquiteras para que no pongan sus huevos.
  7. Vigilar el riego por goteo, que puede dejar pequeños estancamientos de agua en macetas, platos o césped. Es necesario retirar el agua sobrante del riego de las plantas
  8. Renovar cada 2 ó 3 días el agua de los bebederos de nuestros animales.
  9. Echar agua en los sumideros al menos una vez por semana, para evitar su estancamiento.
  10. Rellenar las oquedades en los troncos de árboles con yeso o arena.
Descargas: 
AdjuntoTamaño
Icono PDF Bando Mosquito Tigre106.08 KB
Icono PDF Triptico Mosquito Tigre3.54 MB

¿Te resultó útil?

  • SI
    50% encontró este contenido útil
  • NO
    50%