Content El Castell 0

El Castell

0
0

En este lugar conocido como Canfali empieza a construirse el castillo y su muralla. Del mismo no quedan restos salvo fragmentos del lienzo occidental de la muralla que se puede ver desde la zona del puerto. Tras una campaña arqueológica en los años 90, se dató en el siglo XV dicha muralla. Aunque desconocemos el perímetro que ocupaba sí es evidente que se trataba de una modesta construcción.

Podemos imaginar cómo sería gracias a varios informes que datan del siglo XVI y por este plano que dibujó Juan Bautista Antonelli, ingeniero y arquitecto militar al servicio del rey Felipe II, quien se encarga de llevar a cabo el programa de fortificación de toda la costa.

Aunque se trata del dibujo de un proyecto que no llegó a realizarse. Lo que es evidente, desde este lugar, es la intención estratégica de situar la población en este lugar. En alto, difícil acceso y un control total sobre la bahía al encontrarse en medio de las dos playas. Sólo se encontraron con un problema que no lograron solventar: la escasez de agua.

Foto: Plaza del castillo, 1950.

Los orígenes de Benidorm se remontan a la Edad Media, momento en el que, por motivos claramente estratégicos, se decidió instalar en la zona una población cristiana estable para contrarrestar uno de los peligros de aquella época, el musulmán.

Con este objetivo, el señor medieval de esta comarca, el Almirante Bernat de Sarrià, otorga la primera Carta Puebla a Benidorm en 1325.

Empieza a construirse aquí el castillo y un perímetro amurallado para resguardar a los vecinos que aquí fueron asentándose. Contaba probablemente con dos murallas, la que defendía las dependencias militares, y la que guardaba a la población civil. Ambas fueron desapareciendo con el tiempo y sabemos de su existencia por la documentación histórica que se conserva.

[...] Situado sobre peña cortada. Islado de Mar, logra sólo el paso de tierra para la comunicación de Castillo y Villa que se compone de quarenta vecinos con poca diferencia. Existen en el citado castillo tres cañones de fierro iguales; el uno inútil por haverse rebentado de poco tiempo a esta parte; existen de servicio 2, con calibre de cañones y valas 12 y 24 y 3 cureñas de campaña. Puede recibir este fuerte quatro cañones. [..] Domina a su frente la isla de Benidorm, a la que mucho frecuentan los Corsarios de Argel; se refugian al referido castillo las embarcaciones por tempestad, u temporales, o fuga de los enemigos".

Archivo General de Simancas, Sección Guerra Moderna, Legajo 253

 

The castle and its wall were built in this place, known as Canfali. There are no remains except western fragments of the wall that can be seen from the harbour.An archaeological campaign in the '90s dated the wall in the XV century. We do not know the exact perimeter it had but it is evident that it was a modest construction.

We can imagine how it was thanks to several reports dating back to the XVI century and the plan that Juan Bautista Antonelli drew, an engineer and military architect in the service of the King Felipe II, who was responsible for carrying out the program of fortification of the coast, although the project was never realized.

What is clear, is its strategic location for the height, difficult access and full control over the bay, in the middle of the two beaches. Just a problem came across that they failed to solve: water scarcity.

Castle square, 1950.

Benidorm's origins date back to the Middle Ages. For strategic reasons, it was decided to settle in this area Christian population to counteract one of the dangers of that time, the Moslem.

With this objective, the medieval lord of this region, Admiral Bernat de Sarrià, gave the first Carta Puebla to Benidorm in 1325.

The castle began to be built here and a wall to protect the population who were settled here. Probably there were two walls that defended the military units, and  the civil population. Both walls have faded with the passage of time and we know about its existence by the historical documents.

 

 

En este tossal, conegut com Canfali, es va construir el castell i la muralla. Del castell no queden més que fragments del llenç occidental de la muralla, que encara es poden veure del port. Després d’una campanya arqueològica als anys 90, la muralla es va datar al segle XV i, encara que desconeixem el perímetre que ocupava, és evident que es tractava d’una construcció prou modesta.

Podem fer-nos una idea de com seria, gràcies a uns informes del segle XVI i al plànol que va dibuixar Joan Baptista Antonelli, enginyer i arquitecte militar del rei Felip II, que es va encarregar de dur a terme un programa de fortificació de tota la costa. Però tot va quedar en el projecte.

Allò que és evident i podem constatar des d’ací dalt, és la intenció estratègica d’emplaçar la població al cim del tossal: un lloc alt d’accés difícil i que podia controlar la badia per estar entre les dues platges. Només hi havia un problema que no arribaren a resoldre, la falta d’aigua.

Els orígens de Benidorm es remunten a l’Edat Mitjana quan, per motius clarament estratègics, s’instal·là una població cristiana estable per a contrarestar un dels perills d’aquell moment històric, el musulmà.

Amb este objectiu, el senyor d’esta comarca, l’Almirall Bernat de Sarrià, atorgà la primera Carta de Poblament de Benidorm a l’any 1325.

Comenta a construir-se ací el castell i un perímetre murallat que resguardara el veïnat que anava assentant-se. Probablement tindria dues muralles, la que defensava les dependències militars i la que protegia la població civil. Totes dues van desaparéixer amb el temps i només coneixem que van existir per la documentació històrica que es conserva.

[...] Situado sobre peña cortada. Islado de Mar, logra sólo el paso de tierra para la comunicación de Castillo y Villa que se compone de quarenta vecinos con poca diferencia. Existen en el citado castillo tres cañones de fierro iguales; el uno inútil por haverse rebentado de poco tiempo a esta parte; existen de servicio 2, con calibre de cañones y valas 12 y 24 y 3 cureñas de campaña. Puede recibir este fuerte quatro cañones. [..] Domina a su frente la isla de Benidorm, a la que mucho frecuentan los Corsarios de Argel; se refugian al referido castillo las embarcaciones por tempestad, u temporales, o fuga de los enemigos".

Arxiu General de Simancas, Secció Guerra Moderna, L 253