Benidorm recibe el visto bueno de Conselleria para controlar la población de gaviotas, palomas y gatos callejeros

0
0
Benidorm recibe el visto bueno de Conselleria para controlar la población de gaviotas, palomas y gatos callejeros

El Ayuntamiento ha contratado a una empresa especializada que usará aves rapaces para ahuyentar a las gaviotas

Los gatos serán esterilizados y posteriormente liberados o dados en adopción

El Ayuntamiento ha recibido “autorización excepcional” de la Conselleria de Medio Ambiente “para la captura de varias especies de animales en el término municipal de Benidorm” y de esta forma poder controlar la población de gaviotas patiamarillas, palomas y gatos callejeros. El concejal de Medio Ambiente, José Ramón González de Zárate, ha indicado que esta autorización se recibió el pasado 17 de octubre y está en vigor hasta el 31 de marzo.

De Zárate ha recordado que desde el Ayuntamiento “se lleva tiempo trabajando en el control de estas especies” para “disminuir su población”, si bien ha recalcado que “se trata de controlar a estos animales, no de eliminarlos”. Así, ha insistido en que estas actuaciones son “una respuesta eficaz y ecológica para limitar la presencia de estos animales en la zona urbana” y para solucionar la problemática que provoca esta circunstancia. Tanto el Seprona –de la Guardia Civil- como el jefe comarcal forestal de la Marina Baixa de la Generalitat, se encargarán de vigilar todas las actuaciones, que correrán a cargo de una empresa especializada que ha contratado el Ayuntamiento.

El concejal ha explicado que para el control de la gaviota patiamarilla se van a emplear cuatro métodos “no agresivos, evitando la muerte del ave”. El que más se va a utilizar es “la suelta de aves rapaces”, fundamentalmente halcones, para que con su vuelo asusten y ahuyenten a las gaviotas. También está previsto usar destellos luminosos, y un ahuyentador digital que a través de altavoces reproduzca un fuerte sonido de ave rapaz. Además, se hará un “control de natalidad mediante el descaste de huevos”, pinchando tres cuartas partes de los de cada pareja para así reducir la demografía.

De Zárate ha indicado que la Conselleria ha empleado durante años este método en la zona del Parque Natural de Serra Gelada, y ha añadido que dejará de realizarse el descaste de huevos en cuanto la Generalitat y las Concejalías de Medio Ambiente y Sanidad certifiquen un descenso de población.

Para las palomas se usarán dos métodos: cañones disparo de red –con 10 metros de alcance- en parques y zonas de afluencia; y jaulas trampa selectivas y cebaderos, que “se instalarán en azoteas y en zonas colindantes a las concentraciones de estos animales, previo consentimiento de los vecinos”.

Para la captura de gatos callejeros se recurrirá también a jaulas trampa y cebaderos. De Zárate ha aclarado que “cuando un gato haya caído en la trampa se procederá a llevarlo a un refugio de animales, donde lo esterilizarán y vacunarán”. Posteriormente el animal será liberado, y en el caso de ejemplares jóvenes se decidirá si entran en un programa de adopción.

Los gastos de esterilización correrán a cargo del Ayuntamiento. A este respecto, el edil ha recordado que el Ayuntamiento ha recurrido la denegación de una subvención de la Diputación para la esterilización de gatos callejeros, por lo que de prosperar el recurso se dispondría de esos fondos.

De Zárate ha indicado que este programa de control empezará a realizarse en zonas en las que “hemos detectado que hay una presencia importante de gaviotas, palomas o gatos callejeros”. No obstante, ha pedido a los ciudadanos que “si detectan que existe problemática en alguna zona concreta, lo comuniquen a las Concejalías de Sanidad o Medio Ambiente para que sean incluidas en el ‘planing’ de trabajo”.