Benidorm actúa en los lavapiés de Poniente para evitar los problemas de suministro de veranos anteriores

0
0
Benidorm actúa en los lavapiés de Poniente para evitar los problemas de suministro de veranos anteriores

En horas punta, en la zona de La Cala, se quedaban sin agua por la falta de presión

El Ayuntamiento asume directamente el mantenimiento de las instalaciones de captación de agua marina y de toda la red

El Ayuntamiento de Benidorm ha invertido 30.000 euros en adecuar y mejorar la red de lavapiés de la playa de Poniente para evitar los problemas de suministro registrados en los últimos años, fundamentalmente durante el verano. El concejal de Playas, Lorenzo Martínez, ha recordado que “en horas punta” los lavapiés de la zona de La Cala “se quedaban sin presión y teníamos problemas en el suministro de agua”, lo que ocasionaba un perjuicio para los usuarios. De ahí que se haya actuado sobre la red y las instalaciones de captación de agua marina.

Junto al alcalde, Toni Pérez, y al concejal de Aguas, José Ramón González de Zárate, Martínez ha revisado las obras realizadas a final del pasado año, y ha informado que a partir de este momento será el Ayuntamiento el que asuma el mantenimiento de estos lavapiés e instalaciones.

El responsable de Playas ha explicado que dentro de estas obras, adjudicadas por concurso público, se ha reparado una de las bombas de impulsión, se han reparado los desperfectos detectados en algunos lavapiés, y se ha conectado toda la red de Poniente.

A este respecto, ha detallado que hasta ahora existían dos redes independientes: la del Mal Pas, que daba servicio a los lavapiés ubicados entre el Parque de Elche y el edificio Veralux; y la de La Cala, que suministra a los situados desde este punto hasta Tamarindos. Al no estar conectadas, la avería de una de las redes dejaba fuera de servicio la mitad de los lavapiés de la playa, “algo que ahora hemos evitado, ya que si una falla la otra es capaz de abastecer a todos los lavapiés de Poniente”. 

Las obras también han incluido la instalación de elementos de acceso y seguridad en la caseta de captación de La Cala, la eliminación de conducciones obsoletas y sin servicio de esta red, el traslado de los equipos eléctricos para alejarlos del ambiente húmedo y de posibles inundaciones, y la instalación de un sistema de telemando y telecontrol para una gestión y mantenimiento más eficientes.

Martínez ha señalado que se trata de una inversión de “muy poco coste” pero con “una gran rentabilidad en el servicio que se da a nuestros turistas y usuarios”.